Mariposas

En 1762 Rousseau publicó el Contrato Social. Poco a poco se fue imponiendo en Francia la idea de que los reyes no lo eran por derecho divino, sino por un contrato con sus gobernados. Un cambio minúsculo de perspectiva, unas consecuencias gigantescas.

¿De qué tipo de bacteria eres?

Los seres humanos nos dividimos en tres grupos en función de las bacterias dominantes en nuestra flora intestinal, según un estudio desarrollado por científicos españoles, lo que contribuirá a asignar tratamientos más personalizados.
Así que parece que unos microbios que cohabitan con nosotros sin que nos demos ni cuenta pueden tener un efecto inesperado en nuestro día a día, en nuestras comidas, digestiones, excreciones…
¿A qué otros grupos pertenecemos, qué características tiene influencia en nuestras vidas pero no llegamos a percibir?

Si prestas atención y no lo entiendes es que hay un error

Jeremy Sinclair, presidente de la agencia de publicidad M& C Saatchi, defiende la simplicidad de los mensajes. En un mundo en el que todos vamos de un lado para otro con prisas, este creativo aboga por “aprender a mirar las cosas que vemos todos los días desde otro punto de vista, concentrando cualquier pensamiento estratégico en una única palabra, expresando lo que los consumidores saben pero no dicen”.
La idea de que “si prestas atención y no lo entiendes es que hay un error” me deja más tranquilo, la verdad, porque muchas veces no pillo las cosas, así que después de leer a este tío le puedo echar la culpa al mensajero.
Es cierto que la simplicidad es necesaria porque tenemos una tendencia masoca a complicarnos la vida, el problema es que este atributo, totalmente necesario en Publicidad, se nos está contagiando a todos los ámbitos de la vida debido a la omnipresencia de ésta, con el peligro de dejar en un “palabro” lo que en realidad es más que un solo “palabro”: en España tenemos que aumentar la “productividad”, los “mercados” provocan la caída de un gobierno, la “derecha”, la “izquierda”… ¿Nos estamos “ultra-estereotipando”?

La máquina que predecirá el Futuro

La capacidad de computación está a las puertas de un nuevo salto, el que supondrá la utilización de ordenadores cuánticos, que abre las puertas a nuevos niveles de complejidad.
Sin ir más lejos, este mismo año se ha vendido la primera computadora cuántica.
Mayor capacidad de computación, millones de veces superior a la actual, ofrece la posibilidad de procesar cantidades ingentes de información utilizando unos algoritmos que todavía no somos capaces de imaginar, buscar sentidos ocultos en lo que hasta ahora no es más que una maraña de datos.
Hay quién cree, como Dirk Helbing, físico de la Universidad de Zurich, que podremos crear programas que serán verdaderas bolas de cristal que nos permitirán asomarnos al futuro.
Todavía es necesario desarrollar los modelos teóricos que sirvan de base a estas innovaciones, pero llegar, llegarán.
El problema, casi metafísico, es que no tengo muy claro como podría funcionar una sociedad que tiene certeza sobre su futuro. Cuando lo piensas bien, la incertidumbre es la salsa de la vida.

Desertec

Gerhard Knies, un físico alemán, estimó en 1986 que en sólo 6 horas el conjunto de los desiertos de este planeta reciben más energía del sol de la que los humanos consumen en un año. Según sus cálculos, una planta solar en el Sahara del  tamaño de Gales podría abastecer a toda Europa.



Desertec” es el proyecto que intenta desarrollar estas ideas, implantando gigantescas plantas solares en el norte de África.