Inercia

Todos nos movemos en alguna dirección, lo sepamos o no, nos guste o no. Es el resultado de nuestras circunstancias y de las decisiones que hemos tomado en el pasado. 
A veces nos movemos a lo “paseando a Miss Daisy”, podemos hablar con el conductor, disfrutar del paisaje, echar una cabezadita con el sol acariciando el rostro. Otras vamos a un ritmo vertiginoso, hay que agarrarse donde uno pueda, no somos capaces de mirar por la ventanilla.
El destino, muchas veces es una incógnita. Y a veces aparecen muros que hay que evitar. Aquí la velocidad que lleves es importante, para que te de tiempo a verlo y evitarlo. Y tener la energía suficiente para cambiar la dirección.
A veces conduces tú, otras eres un pasajero a expensas de un conductor que decide por ti, o que está a tus ordenes.
¿Qué tipo de pasajero eres tú?

El peligro de rezar demasiado

A partir de 1315 el mal clima generó varios periodos de hambrunas. Para colmo, la Peste Negra apareció por aquellas fechas, provocando entre unas cosas y otras un descenso considerable de la población en Europa. Una Europa en la que la omnipresente Iglesia Católica (u Ortodoxa, según la zona) controlaba la vida espiritual de todos.
Así que todos a rezar, para ver si llueve, o deja de llover, o que la enfermedad se aleje. Pero, reza que te reza, la cosa no cambia, será que no hay cobertura, y esta actitud de “Dios pone, Dios quita”, con su consecuente dejadez, probablemente tampoco contribuyó a que nada mejorara.
Consecuencia: que mucha gente empezó a cuestionarse si estas cosas de iglesias, con estos procedimientos tan poco efectivos, tenían su aquel. Un cambio de percepción que para algunos historiadores fue el germen de los movimientos que unos 150 años después provocarían cismas en la Iglesia y cambios en las estructuras sociales.

Vivir 200 años

Puede pasar. Los científicos están investigando. Una pildorita por aquí, unos mejunjets por allá… y, ala, todos vivimos 200 años (o los que se lo puedan permitir).
Suena bien, pero generaría nuevos e importantes problemas. ¿A que edad de te jubilarías? ¿A los 160? ¿Cómo te plantearías las relaciones de pareja? Llegar al 150 aniversario tendría su mérito. ¿Como organizarías las cenas de Navidad? Entre hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y tatara-tataranietos la logística se complica. ¿Los precios de las casas? Por las nubes, ya que los tatarabuelos no iban a dejarlas así como así. ¿Superpoblación? Gente a cascoporro.
Pero bueno, de todo se sale. Que vengan las pastillas y ya vemos como solucionamos todo el embrollo que se forme.

El Éter y la Materia Oscura

Los cálculos de los astrofísicos nos aseguran que está ahí aunque no la veamos. De echo, la mayor parte del Universo estaría formada por este misterioso elemento. No sabemos de que está hecha, no la hemos observado directamente, pero las fórmulas la delatan.
Entre los siglos XVIII y XIX la teoría del Éter fue comúnmente aceptada, hasta que hacia finales del XIX empezó a ser cuestionada, cayendo en desgracia a principios del XX.
El caso es que eso de la Materia Oscura siempre me ha sonado a Éter.

Mi gemelo

Qué pasaría si de repente descubrieras que tienes un hermano gemelo…
Esta es una pregunta que he leído en un libro. Desde luego sería algo muy inquietante, descubrir que no eres el individuo único que crees ser provoca una sensación extraña de desasosiego. Yo no he descubierto que tengo un hermano gemelo, pero hace 20 años, estando en la casa de un amigo de una amiga, experimenté una sensación en cierto sentido parecida. Este amigo de mi amiga puso un disco de Calamaro, “Alta Suciedad”, un disco que yo también tenía y que me encantaba. Esta persona, puso el disco en el lector de CD’s y saltó la primera canción, diciendo que la primera no le gustaba… !Exactamente lo que hacia yo cuando ponía ese disco! Entonces me di cuenta que ese chicho se parecía físicamente a mí, algo de lo que al llegar no me había percatado. Tenía un trabajo parecido al mío, estaba viviendo en Barcelona durante la semana porque estaba trabajando en un proyecto, los fines de semana volvía a Madrid… !Como yo! 
La sensación que me invadió fue de decepción: yo no era tan único como creía ser, habían otros tipos muy parecidos a mi por ahí…
Así que emocionalmente descubrir que tienes un hermano gemelo puede ser bastante inquietante. Pero una vez superado el shock emocional, quiero pensar que la parte racional volvería a tomar el control y aprovecharía la oportunidad para investigar sobre un tema fascinante: cuanto hay de educación y cultura y cuanto de genética en todos nosotros. ¿Seríamos muy diferentes ese hermano gemelo y yo? ¿Ateo como yo o creyente? ¿Creativo, deportista, de derechas o de izquierdas?… ¿Me llevaría bien con él?
En todo caso, vale la pena plantearse esta cuestión, ya que nos puede servir para replantearnos muchas de las cosas que nos parecen normales.

Rutas para la Igualdad

Islandia es el país con mayor igualdad entre hombres y mujeres. Es el resultado de un proceso que ha durado décadas, en los que la legislación ha ido incorporando medidas que favorecen esta igualdad. 
¿Cuál es el segundo? Ruanda. ¿Por qué? Porque en la sangrienta guerra que aconteció a mediados de los 90, unos 600.000 hombres ruandeses murieron, muchos de ellos a machetazo limpio. Al finalizar el conflicto, la falta de hombres para llenar las fábricas, los campos y los puestos políticos provocó que las mujeres llenaran ese vacío y hoy en día es una sociedad en la que las mujeres están prácticamente al nivel de los hombres.
Dos rutas radicalmente opuestas para llegar a un fin parecido…

Sabotaje

He leído un artículo sobre un nuevo ensayo sobre el papel del sistema financiero en el mundo de hoy en día, “Sabotage, The Business of Finance”.
El planteamiento es que la Banca, tal y como se ha desarrollado en el último siglo y medio, es perniciosa para nuestra sociedad, ya que no se centra en la función que debería tener, permitir que los ahorradores puedan invertir en lo que están creando oportunidades de negocio y necesitan capital para ello.
En lugar de desempeñar esta importante función, se centra en sacar valor de este proceso, provocando unos beneficios exorbitantes que no deberían estar justificados. La solución, más regulación para reconducir la situación. 
Sin haber leído el libro, el planteamiento me parece interesante, ya que nuestra sociedad debería estar centrada en la creación de valor para todos. Una economía en la que las instituciones financieras son las que más ganan no tiene sentido, es una muestra de que algo está fallando.
Pero estamos tan acostumbrados a ver a las instituciones financieras hacer lo que hacen, que es difícil alarmarse por ello. Como cuando en la Edad Media el Papa vendía bulas papales que te garantizaban la salvación eterna. Algo ridículo desde la perspectiva de hoy en día, pero que a las personas de aquella época les parecería de lo más normal.

El súper

A veces pienso en como se sentiría una persona de la antigüedad que, gracias a una maquina del tiempo, visitara nuestra época. Me imagino a Socrates sentado conmigo en el coche, aterrado, viendo como nos desplazamos a una velocidad endiablada a través de un camino infestado de otros “carros magicos”, algunos de los cuales vienen en sentido contrario. O un general romano admirado de los edificios de distintas alturas, o a Goya flipando con la fotografía, o a Leonardo embobado en el aeropuerto, viendo como despegan y aterrizan los aviones. O una persona normal, ni general, ni científico, ni pintor, entrando en un supermercado, repleto de alimentos, muchos de los cuales no habría visto en su vida: patatas, tomates,
Todos ellos pensarían que vivimos en un mundo increíble, con tanta abundancia que la felicidad y el buen rollo entre nosotros tenia que ser algo inevitable.

Los que saben de las cosas

Si una persona es jefe, será por algo, ¿o no? Seguro que si ha llegado donde ha llegado es porque es una persona capaz, inteligente, la más adecuada para el puesto que desempeña…
Aunque el Principio de Peter, o Principio de Incompetencia, sugiere que a lo mejor no. Que los que llegan a los puestos más altos tienen una probabilidad grande de ser incompetentes, en cuyo caso el mundo sería un verdadero caos… ¿Cuál de las dos posibilidades será la correcta?