Peligros al volante

Hay personas que llegan a puestos relevantes, tanto en la política como en la empresa, por inercia. Una buena apariencia, buenas dotes de comunicador, inteligencia aceptable, venir de buena familia o tener un currículum aceptable, puede bastar para llegar a ser presidente de una multinacional o de un país. No ser realmente bueno para el trabajo puede hasta pasar inadvertido, ya que la persona en cuestión puede camuflarlo si ha sabido rodearse de personas capaces.

Esta fórmula funciona cuando la realidad es más o menos estable. Se trata de activar la velocidad de crucero y disfrutar del viaje.

El problema es cuando el contexto cambia radicalmente, como es el caso en esta crisis del Covid-19. No hay libro de instrucciones ni para políticos ni para empresarios, y la capacidad de tomar las decisiones más sensatas sobre la marcha es fundamental en la supervivencia de una empresa o de una nación.

Así, que… que la lotería de quién nos ha tocado como mandamás nos pille confesaos…

Pensamiento Conspiranoico

¿Por qué es conspiranoico? Esto me lo preguntó un amigo que me envió un largo video por whatsapp que rezumaba conspiración por todos lados.

Y la verdad es que para responder esta pregunta hay que tener cuidado en no caer en los mismos errores que cometen los propensos a creer en la conspiración. Porque mi opinión sobre este video, por ejemplo, surgió de forma intuitiva, no de una forma totalmente racional.

Entonces, ¿por qué pensé que ese video era conspiranoico? Creo que mi respuesta intuitiva viene dada por diferentes indicios.

Por una parte, siempre que veo indicaciones de un complot organizado por un poderoso grupo en la sombra, a mi me empieza a oler mal. Desde Noam Chomsky, a Bill Gates, pasando por el mismísimo ¡Arnold Schwarzenegger!

Por otra parte, me suena mal cuando se llega a conclusiones bastante controvertidas a partir de un supuesto alud de evidencias que suelen ser superficiales, demasiado variadas y que pueden tener muchas otras interpretaciones. El truco está en bombardear con multitud de datos, sin tiempo para procesarlos, para dar la sensación de que el razonamiento es sólido, no por calidad de los argumentos, más bien por la cantidad.

El batiburrillo de ideas es otro indicio. Empiezan con el perverso efecto en el autismo, pasando por la homesexualidad, el aborto, el capitalismo, el medio ambiente… Llega un momento en que todo está interconectado, no sé sabe muy bien como, pero las bifurcaciones de la conspiración son inabarcables.

Luego llega el tema del experto, una persona que es o ha sido científico, que puede tener en su currículum algo ciertamente relevante, sobre el que gira todo el argumento que se explica en el video. Pero suele ser uno sólo, que habla mucho, y que a lo mejor no es tan experto.

Y, por supuesto, esta lo de negar u obviar lo que diga cualquier tipo de organización gubernamental o internacional. Porque son sólo grupos que están ahí para desinformar e intoxicar.

Así, por ejemplo, las vacunas:

  • son innecesarias, porque las farmacéuticas, o los gobiernos, o quien sea, las introducen en la población para controlarnos, o ganar dinero a espuertas (complot en la sombra)
  • Provocan autismo, como demuestra una serie aleatoria de gráficos que te presentan en un video… (supuestas evidencias).
  • Pero no sólo es autismo, las vacunas provocan cáncer, homesexualidad, depresión, control menta… (batiburrillo de ideas).
  • Un oscuro investigador, del que nunca habías oído hablar, y que trabaja, o trabajaba en algún sitio que suena prestigioso, defiende lo malas, malísimas, que son las vacunas (el experto).
  • Y o no se habla de cómo la esperanza de vida a crecido en todos los países donde ha habido vacunación, o simplemente lo niegan (negar u obviar).

Ah, y otro elemento importante a la hora de detectar los mensajes conspiranoicos: lo rollero que son. Si estás viendo un video y después de 5 minutos piensas “no tengo ni idea de qué coño está hablando”, otro indicio de que la cosa huele a conspiración.

Cambia el ejemplo por 5G o Covid-19, y te saldrán otros ejemplos de mensajes conspiranoicos.

Bill Gates, Premio Nobel de la Paz

Bill Gates es el nuevo gran enemigo de los conspiranoicos. Es el individuo ideal para ponerle como el líder de los malos malísimos que controlan en la sombra el planeta: uno de los hombres más ricos del mundo que quiere todavía más poder y más dinero, que nos va a fichar a todos para inocularnos sus malvadas vacunas, que defiende una nueva generación de reactores nucleares…

Y yo, con mi ingenuidad, le daría el Premio Nobel de la Paz, un año de estos.

Porque para ser un líder de un gobierno mundial en la sombra veo que le da mucho el sol. Esto de hablar públicamente, abiertamente, de sus ideas, de tratar de razonarlas… O eso de no tener ninguna necesidad de ganar más dinero, que apenas hay dos o tres personas más ricas que tú en todo el planeta… O la cosa de ser uno de los mayores filantropistas de la historia…

Eso, que me llames ingenuo, pero donde otros ven un maquiavélico ser que acaricia a su gato mientras se ríe a carcajadas porque su diabólico plan se está cumpliendo al milímetro, yo veo a una buena persona que quiere devolver a la sociedad algo de lo mucho que ha ganado durante su vida.   

Yo vs Nosotros

En un documental sobre psicodelia, el cantante Sting dice que en sus viajes psicotrópicos llegas a entender algo así como que el resto del mundo no es ajeno a ti sino que tiene que ser considerado parte de ti.

Más allá de la inquietante apología por el uso de las drogas de este documental, me parece una reflexión interesante. Nuestra individualidad es sólo una ilusión, ya que somos el fruto de las circunstancias que nos rodean. Somos lo que somos por la época en la que vivimos, en el lugar en el que vivimos. Tu idioma, tus ropas, lo que comes, el número de hijos que tengas, tu trabajo, tus lecturas, tu comida, tu casa… hasta tus andares.

Así que no somos “yo”, somos “nosotros”.

Sentenciado por un robot

Una de las posibles aplicaciones de la Inteligencia Artificial es la de usarla en el sistema judicial.

¿Llegará el momento en el que un algoritmo decidirá si eres culpable o no?

Hoy parece algo lejano, pero podría empezar a utilizarse en agilizar la gestión de disputas administrativas, en las que el papeleo se acumula y el sistema judicial no da a basto. Si los sistemas de AI tienen éxito con este tipo de tareas, pronto se utilizarían también para analizar casos más serios, como robos o asesinatos, primero como “asesores”, luego como verdaderos jueces que dictan sentencias.

Ser o No Ser

Algoritmos de “Inteligencia Artificial” son capaces de aprender de la realidad y generar realidades alternativas.

Existen programas que generan palabras, fotos de personas o incluso escriben artículos enteros.

Pronto escucharemos programas de radio, veremos informativos con presentadores contándonos la noticia del día y no seremos capaces de distinguir si la persona que está hablando es una persona real o un ente virtual.

Trabajar desde casa, ventaja competitiva

Nunca me ha gustado trabajar en casa. Me gusta separar claramente mi hogar y las implicaciones que tiene de familia, de descanso, de “mi tiempo”…

EL trabajo tiene implicaciones de estrés, de preocupaciones… Puede ser interesante, pero es necesario marcar una línea entre ámbos mundos.

Pero hay que aprender a manejarla, ya que este curso acelerado de trabajo desde casa está demostrando que es posible hacerlo de una forma razonablemente productiva y que es beneficiosa desde diferente puntos de vista.

Ahora falta que las empresas sean lo suficientemente maduras y flexibles para adaptarse a este nuevo paradigma. Las empresas que sean capaces de ser productivas en este contexto tendrán una ventaja competitiva importante.

Tic Toc…

Steve Jobs dijo que recordar que somos mortales es la mejor forma de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder, ya estamos desnudos, no hay razón para ir en busca de lo que sueñas.TicCuando pasas el ecuador de tu vida te das cuenta de que el tiempo no es infinito. Si quieres conseguir algo, hay que intentarlo, de verdad.

Y si se falla, no te quedará el remordimiento de el “y si…”.

Déficit de Introspección

Series de televisión, Internet, móviles… Nos exponemos continuamente a estos estímulos, robándole tiempo a las relaciones sociales y a la introspección (conocimiento que el sujeto pueda adquirir de sus propios estados mentales, de observarse y analizarse a sí mismo, interpretando y caracterizando sus propios procesos cognitivos y emotivos).
A menos introspección, menos conocimiento de nosotros mismos, nos convertimos en algo que se va pareciendo menos y menos a nosotros y más y más al resto.

Volver a la España vacía

La crisis del Covid-19 va a incrementar la proporción de personas que trabajan desde casa y podría ser una oportunidad para, poco a poco, volver a ocupar los pueblos del interior. Para que algo así suceda hacen falta infraestructuras, desde colegios a ambulatorios u hospitales. Pero en muchos casos esta infraestructuras existen, o porque las autonomías realizaron inversiones por encima de sus capacidades o porque las tienen para dar servicios a la gente que llena los pueblos por unas pocas semanas durante las vacaciones estivales.

Una España mejor distribuida es una España más agradable, más robusta, más interesante.

Ojalá que los gobiernos vean este movimiento como una oportunidad y favorezcan este movimiento con las medidas adecuadas.

(Qué iluso soy, pensar que los políticos piensan de forma estratégica y toman medidas que vayan en contra de sus intereses de partido…).