Escenas Memorables: Matar al Malo

En el cine el malo suele morir. No lo pilla la policía para que lo encarcelen, no. Mis recuerdos son que de alguna forma los guionistas se las ingenian para fuliminarlo, unas veces de forma más sutil, como que el bueno se ve obligado a cargárselo en defensa propia, o por la torpeza del malvado, que al final le da por caerse por un precipicio.

Pero en otras ocasiones los guionistas no se andan con contemplaciones y se recrean en el momento con una mezcla de poesía y toques de psicopatología, como este final de una de las pelis de Harry el Sucio, con su legendaria perorata de cuántas balas le quedan en su Magnum 44:


En este ejemplo de una película de Jodie Foster que pasó hace unos años sin pena ni Gloria, la protagonista no recurre ni a la defensa propia, toda una declaración de principios:

Escenas Memorables (con semen)

En el mundo del cine, fuera del porno, la verdad es que el esperma no suele dar mucho juego. Pero hay excepciones muy dignas, como ésta de “Algo pasa con Mary”:


O esta escena de “Vaya par de Idiotas”:

Ambas, por cierto, dirigidas y escritas por los hermanos Farelli.

Opiniones peligrosas

Si le tienes que dar tu opinión a un dictador, deja tu honestidad a un lado y hazle la pelota. Esta es la lección que debemos aprender de la anécdota del padre de Sergio Leone:


“Hijo del director de cine Vincenzo Leone, que a veces filmaba con el seudónimo de Roberto Roberti. Su padre fue director de cine hasta que en 1943 Mussolini le solicitó una opinión sobre un guion que había escrito y desgraciadamente Vincenzo fue sincero, a partir de ese momento nunca volvería a dirigir”.

De cowboys y samuráis

Es curioso como en el desarrollo de un género tan americano como el “Western” ejercieron su influencia potencias del antiguo “Eje” de la Segunda Guerra Mundial.
Por una parte, Italia, con su célebre Sergio Leone y su Trilogía del Dólar: “Por un puñado de dólares”, “La muerte tenía un precio” y “El bueno, el feo y el malo”, en la que el personaje de Clint Eastwood carece de nombre y sólo es nombrado con apodos como el rubio o el manco. A pesar de la irónica denominación de “Spagueti western”, revitalizó un género en  declive.

Por otra parte, “La muerte tenía un precio” fue acusada de plagio por Akira Kurosawa, ya que el argumento es el mismo que el de su película Yojimbo. Y es que le bueno de Akira ya vio una de sus películas traducidas al lenguage del salvaje oeste, “Los Siete Samurais” (esta vez sin polémica de plagios por el medio), que se convirtió en “Los Siete Magníficos“.

Seven Samurai poster.jpg

Películas alemanas del oeste no he encontrado…

¿John Travolta como Han Solo?

Las películas forman parte de nuestra vida, sobretodo las que vemos en la infancia. La Guerra de las Galaxias, Superman, ET, Regreso al Futuro, Indiana Jones y el Arca Perdida…
La gestación de las películas es un proceso bastante complejo y los actores que finalmente aparecen en ellas no son los que en un principio iban a ser. Y se pueden encontrar situaciones sorprendentes, como:


– a Will Smith le ofrecieron el papel de Neo en Matrix, pero él lo rechazó porque prefería rodar Wild Wild West,


– Robin Williams fue considerado para interpretar “El Resplandor”, que acabó en las manos de Jack Nicholson,


– John Travolta rechazó el papel de Forrest Gump, que acabó en Tom Hanks,


– o mi preferido, John Travolta estuvo en la lista de actores a considerar para encarnar a… ¡Han Solo!

¿Han Solo con andares de chulo de barrio, con un peine en el cinto, pilotando el Halcón Milenario? Diossssss, menos mal que sólo fue la ocurrencia resacosa de algún ejecutivo al que nadie hizo caso…