La vuelta de las Ciudades-Estado

A finales del siglo XV había quien se maravillaba por los sorprendentes efectos de la incipiente Imprenta, pero nadie, absolutamente nadie fue capaz de entender la transformación que iba a suponer para el conocimiento humano: la Filosofía daba paso a algo llamado  Ciencia, las Artes multiplicaron su creatividad y su influencia, la Religión sufrió un ciclón que la puso patas arriba.
Así mismo, en nuestro bisoño siglo XXI somos testigos de los primeros pasos dados por una Revolución impulsada por los avances tecnológicos de los medios de comunicación. A saber en qué va a quedar todo esto, no creo que nadie lo sepa tampoco esta vez. Pero puestos a imaginar, a lanzar conjeturas como quien rellena casillas del Euromillón, aquí va un pronóstico: las Ciudades-Estado volverán. Cansados de nacionalismos, de patrias artificiales, de fronteras imaginarias, las personas del futuro combinarán una visión cosmopolita del mundo con una organización basada en lo local, con alianzas basadas en un intercambio democrático.