Rutas para la Igualdad

Islandia es el país con mayor igualdad entre hombres y mujeres. Es el resultado de un proceso que ha durado décadas, en los que la legislación ha ido incorporando medidas que favorecen esta igualdad. 
¿Cuál es el segundo? Ruanda. ¿Por qué? Porque en la sangrienta guerra que aconteció a mediados de los 90, unos 600.000 hombres ruandeses murieron, muchos de ellos a machetazo limpio. Al finalizar el conflicto, la falta de hombres para llenar las fábricas, los campos y los puestos políticos provocó que las mujeres llenaran ese vacío y hoy en día es una sociedad en la que las mujeres están prácticamente al nivel de los hombres.
Dos rutas radicalmente opuestas para llegar a un fin parecido…

Los que saben de las cosas

Si una persona es jefe, será por algo, ¿o no? Seguro que si ha llegado donde ha llegado es porque es una persona capaz, inteligente, la más adecuada para el puesto que desempeña…
Aunque el Principio de Peter, o Principio de Incompetencia, sugiere que a lo mejor no. Que los que llegan a los puestos más altos tienen una probabilidad grande de ser incompetentes, en cuyo caso el mundo sería un verdadero caos… ¿Cuál de las dos posibilidades será la correcta?

Histeria Coletiva

Estamos en Francia en 1870. Los ánimos están agitados por la guerra que está aconteciendo con Prusia. 

El alcalde de un pueblo vecino, Alain de Manéys, conocido por todos por su generosidad, acude a la feria del pueblo cercano, Houtefaye. El pueblo solo tiene 45 personas, pero debido a la feria en el pueblo hay unas 700 personas. 

En el periódico sale la foto de un espía, Alain de Monéys es confundido en Houtefaye con un espía republicano de Prusia. Alain es insultado, vejado, torturado. El párroco trata de disuadirles, les convoca a la iglesia para tomar algo de vino. Poco después la masa ata a Alain de Monéys en un palo, le queman vivo y, según dicen, se lo comen.

Adultos y niños participaron en la barbarie. Hubo personas que le acuchillaron que incluso minutos antes habían estado hablando tranquilamente con Alain de Monéys. Al día siguiente no recordaban nada y no podían creer lo que habían hecho

El escritor Jean Teulé autor del libro “Los caníbales” sobre los sucesos del pueblo de Hautefaye en 1870, tiene una hipótesis: en la zona del Perigord en aquel entonces se tomaba un vino fabricados con uvas Noa o Noah (prohibido en Francia desde 1935). Las cepas de uvas se infectaron de filoxera,lo que las convirtió en una especie de cocaina líquida. El vino, la guerra y el odio al supuesto espía republicano fueron la chispa de este macabro crimen. 

¿Susto o muerte?

  “El Monóxido de Dihidrógeno (MODH) es incoloro, inodoro, no tiene sabor y es responsable del fallecimiento de millares de personas todos los años. La mayoría de estas muertes son causadas por la inhalación accidental de MODH, pero sus peligros no terminan aquí. Una exposición prolongada a su forma sólida causa severos daños en los tejidos. Síntomas de ingestión de MODH son la sudoración y orina excesiva, probablemente nauseas y vómitos. Para aquellos que muestren dependencia al MODH, la falta de exposición a este elemento supondrá la muerte“.

  Todo absolutamente cierto. Algo sensacionalista, pero cierto. Porque el Monóxido de Dihidrógeno es uno de los nombres que el “Agua” puede tener en el mundo de la química.

  Esta catastrófica descripción de los efectos del agua no es más que una broma de unos estudiantes a finales de los 80, que llamó la atención en 1997 cuando un chaval de 14 años la utilizó con el fin de reunir peticiones para prohibir el MDH, un proyecto de una «feria de ciencias» al que tituló ‘¿Cuán crédulos somos?’.

  El original en inglés, aquí:

BAN DIHYDROGEN MONOXIDE! 

Dihydrogen monoxide is colorless, odorless, tasteless, and kills uncounted thousands of people every year. Most of these deaths are caused by accidental inhalation of DHMO, but the dangers of dihydrogen monoxide do not end there. Prolonged exposure to its solid form causes severe tissue damage. Symptoms of DHMO ingestion can include excessive sweating and urination, and possibly a bloated feeling, nausea, vomiting and body electrolyte imbalance. For those who have become dependent, DHMO withdrawal means certain death. 

Dihydrogen monoxide:
  • is also known as hydroxl acid, and is the major component of acid rain.
  • contributes to the “greenhouse effect.”
  • may cause severe burns.
  • contributes to the erosion of our natural landscape.
  • accelerates corrosion and rusting of many metals.
  • may cause electrical failures and decreased effectiveness of automobile brakes.
  • has been found in excised tumors of terminal cancer patients.
Contamination is reaching epidemic proportions! 

Quantities of dihydrogen monoxide have been found in almost every stream, lake, and reservoir in America today. But the pollution is global, and the contaminant has even been found in Antarctic ice. DHMO has caused millions of dollars of property damage in the midwest, and recently California. 

Despite the danger, dihydrogen monoxide is often used:
  • as an industrial solvent and coolant.
  • in nuclear power plants.
  • in the production of styrofoam.
  • as a fire retardant.
  • in many forms of cruel animal research.
  • in the distribution of pesticides. Even after washing, produce remains contaminated by this chemical.
  • as an additive in certain “junk-foods” and other food products.
Companies dump waste DHMO into rivers and the ocean, and nothing can be done to stop them because this practice is still legal. The impact on wildlife is extreme, and we cannot afford to ignore it any longer! 

The American government has refused to ban the production, distribution, or use of this damaging chemical due to its “importance to the economic health of this nation.” In fact, the navy and other military organizations are conducting experiments with DHMO, and designing multi-billion dollar devices to control and utilize it during warfare situations. Hundreds of military research facilities receive tons of it through a highly sophisticated underground distribution network. Many store large quantities for later use.
Read more at http://www.snopes.com/science/dhmo.asp#PWBXmduK2PgAaV7F.99

Predecir la Historia

En el libro de Isaac Asimov “Fundación e Imperio”, Hari Seldon es un científico que ha desarrollado un método que predice la Historia. “No hay método matemático que pueda predecir el comportamiento de un ser humano, pero predecir el comportamiento de mil millones de personas es otra cosa”. Con su método es capaz de anticipar la caída de todo un imperio intergaláctico con miles de años de antelación.

Esta idea está basada en la aparente contradicción de La ley de los Grandes Números: no es posible adivinar el resultado del lanzamiento de un solo dado, pero si lo lanzas 10.000 veces podemos calcular una muy buena aproximación a los resultados finales.

¿Cuánto tardarán las “Ciencias” Sociales en predecir la Historia? Todavía no ha aparecido un Hari Seldon que haya desarrollado el método, pero muy posiblemente una “Ley Social de los Grandes Números” acabará por ser descubierta.

Leyendas Urbanas con Macacos

Juan Carlos Monedero, en una entrevista en el programa de la Cadena Ser Carne Cruda, describe el experimento realizado con monos en el que algunos de ellos son “castigados” cada vez que otro trata de alcanzar una banana en lo alto de una escalera. Al final del experimento, todos los monos, aunque no hayan sido “castigados” directamente, heredan una especie de miedo a coger la banana (todo el proceso del experimento, explicado en los dibujos que van a continuación).
Juan Carlos Monedero es un polítologo entusiasta, muy buen comunicador, pero parece que peca de dar por buenas ciertas historias que cuadran con su discurso, sin preocuparse demasiado de si estas historias son reales o no. Este experimento, por ejemplo (“creo que lo hizo Harlow”, dice), nunca existió como tal. Se trata de una historia que otros autores han metido en sus libros desde los años 90, y ha ido pasando de boca en boca como una leyenda urbana.
De parcialidad no estamos libres ninguno de nosotros, pero el entusiasmo que tiene este politólogo por el Chavismo también peca de ver sólo las partes que encajan con su discurso idealista, de buenos y malos, de sí, vale, pero los otros más.

1954, epidemia de fisuras en los parabrisas de Seattle

Los habitantes de Bellingham, Seatlle, empezaron a notar en marzo de 1954 que muchos de sus parabrisas tenían pequeñas e inexplicables fisuras.
La policía intervino y llegó a pensar que una banda de desalmados vándalos, armados con pistolas de balines, eran los culpables de tanto destrozo. El rumor se extendió por los pueblos vecinos, apareció en la prensa, y más y más denuncias fueron presentadas.
Lo de vándalos con pistolas de balines se quedó algo corto como explicación y diversas teorías, con mucho mas glamour, empezaron a circular:
– el nuevo transmisor que el ejercito había instalado cerca, que transmitía mensajes a los submarinos del Pacífico, era el causante;
– cosa de los rayos cósmicos, probablemente;
– los “mosquitos de la arena”, propios de la zona, la habían tomado con los coches;
– un cambio en el campo magnético de la Tierra debía estar afectando a la estructura interna de los cristales;
– como no, tiene que ser algo sobrenatural, algo relacionado con los”gremlins”.
¿El causante real? Las fisuras habían estado todo el tiempo ahí, pero hasta que los rumores y las noticias aparecieron la gente no se había fijado en ellas.
Simplemente, la imaginación y la alucinación colectiva adornaron la a veces sosa realidad.

1518, epidemia de Baile

En Julio de 1518 a una mujer de Estrasburgo, Frau Troffea, le dió por bailar en plena calle. Una semana después se le habían unido unas 30 personas. Al mes, unos 400 individuos seguían baliando, día y noche, sin parar. La mayoría acabó muriendo por infartos, derrames y agotamiento.
Por increible que parezca, este caso es real, y ni siquiera es el único, parece que hubieron casos similares en 1374, también alrededor del centro de Europa. Éste caso es simplemente el mejor documentado.
Las explicaciones giran en torno a una mezcla de caso de histeria colectiva y un estado de trance. El contexto es el de una sociedad que vive con unos niveles de pobreza extremos, mayores que los de generaciones anteriores, con un gran “estrés social”. Y para completar el círculo, las personas de aquella región creían en ese santo tantas veces nombrado y del que tan poco sabemos, San Vito, al que se invocaba cuando las personas sufrían de algún tipo de convulsión neurológica (lo normal por aquel entonces era creer que estas personas estaban poseídas y eran quemadas en la hoguera). 
Con este caldo de cultivo, los individuos altamente sugestionables pensaron que estaban atrapados por la maldición del “Baile de San Vito”, al igual que las personas que estaban a su alrededor, entrando en un estado de “trance”, de “hipnosis”, que les indujo a bailar hasta la muerte. 
Una mezcla mortal de desesperación y miedo, una muestra de la fragilidad y capacidad de manipulación de la mente.