1954, epidemia de fisuras en los parabrisas de Seattle

Los habitantes de Bellingham, Seatlle, empezaron a notar en marzo de 1954 que muchos de sus parabrisas tenían pequeñas e inexplicables fisuras.
La policía intervino y llegó a pensar que una banda de desalmados vándalos, armados con pistolas de balines, eran los culpables de tanto destrozo. El rumor se extendió por los pueblos vecinos, apareció en la prensa, y más y más denuncias fueron presentadas.
Lo de vándalos con pistolas de balines se quedó algo corto como explicación y diversas teorías, con mucho mas glamour, empezaron a circular:
– el nuevo transmisor que el ejercito había instalado cerca, que transmitía mensajes a los submarinos del Pacífico, era el causante;
– cosa de los rayos cósmicos, probablemente;
– los “mosquitos de la arena”, propios de la zona, la habían tomado con los coches;
– un cambio en el campo magnético de la Tierra debía estar afectando a la estructura interna de los cristales;
– como no, tiene que ser algo sobrenatural, algo relacionado con los”gremlins”.
¿El causante real? Las fisuras habían estado todo el tiempo ahí, pero hasta que los rumores y las noticias aparecieron la gente no se había fijado en ellas.
Simplemente, la imaginación y la alucinación colectiva adornaron la a veces sosa realidad.

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s