Más sólo que Laúna

“Más sólo que la una” es una de esas expresiones que decimos habitualmente que no parecen tener un origen concreto. Pero lo tiene.

Iñaki Launaguerregaray, conocido como Laúna, se presentó a finales del siglo XIX a las elecciones de su pueblo, Ondarría. Se presentó de forma independiente, sin afiliación a ninguno de los partidos del momento. Sus adversarios se mofaron de él con la expresión “más sólo que Laúna” y él, viendo una oportunidad propagandística en ese eslogan, lo adoptó como con orgullo suyo.

Laúna acabó perdiendo las elecciones, pero el eslogan perduró y los segimos utilizando hoy.

Comunicarse

“Space Sweepers” es una película coreana de ciencia ficción, que muestra un futuro distópico de desigualdades sociales, de naves espaciales y de contaminación.

Más allá de la trama, que es una vuelta de tuerca a las mismas historias distópicas, lo que me ha llamado al atención es la mezcla de lenguas que se muestran en la película: koreano, inglés, danés, español, portugués… Los personajes hablan en su propio idioma porque todos tienen un aparato enganchado a la oreja que les hace traducción simultánea.

Es un invento que no parece demasiado irreal, viendo como evolucionan los esfuerzos en traducir los diferentes idiomas. Poner hoy en Google Translate una noticia en español para que te la traduzca al inglés, o viceversa, seguramente no te dará unos resultados espectaculares pero la esencia de la noticia estará ahí. Comparado con las posibilidades hace 20 años es mucho, porque hace 20 años no había nada, así que dentro de otros 20…

Lo interesante será ver como una tecnología como ésta puede afectar la evolución del lenguaje y a toda la sociedad. ¿Acelerará o ralentizará el ritmo de cambio de una lengua? ¿Favorecerá el entendimiento entre personas de diferentes sociedades?

No sé, veremos que sucede. En todo caso, desarrollar esta tecnología suena como una muy buena idea, todo lo que sea entendernos mejor no puede ser malo.

Acentos

Antes de la masiva inmigración de italianos a la Argentina, los porteños hablaban un español con acento similar al andaluz.

Los italianos que emigraron a Argentina, sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XIX, procedían de muchas regiones distintas con sus propios dialectos, antes de que la unificación italiana unificara el lenguaje, así que estos inmigrantes utilizaron el español como lengua común a todos ellos.

Hoy el acento argentino nos suena a los españoles como un español hablado por un italiano. Pero que no se me ofendan los argentinos, que ya sé que existen muchos acentos diferentes allí, que se tomen esta vinculación con la entonación italiana como un cumplido.

La primera vez en la Historia del Universo

La vida está repleta de territorios inexplorados. Estas mismas líneas son un ejemplo, ya que nadie en toda la historia de la humanidad, en toda la historia del Universo ha escrito estas mismas frases que estoy escribiendo ahora mismo. Soy el primero en llegar aquí, el explorador que ha conseguido enlazar estas letras, el autor original de estas palabras encadenadas, el descubridor que ha conseguido llegar al final de estas grafías.

Los límites y el antídoto

 Los límites del lenguaje son los límites de mi mundo.

Ludwig Wittgenstein fue un filósofo que estudió cómo el lenguaje afecta a nuestra percepción del mundo. Llegó a la conclusión de que si algo no lo podemos expresar no lo podemos conocer, que el lenguaje, con sus imperfecciones, sus sesgos, su insuficiencia, representa el límite de nuestro conocimiento.

Supongo que esta limitación es lo que hace más importante crear historias. Al escribir escenarios imaginados estamos explorando los límites de la realidad, merodeando sus fronteras, buscando resquicios por los que fisgonear que hay más allá.

Así que inventemos palabras, inventemos conceptos, inventemos historias, inventemos realidades. El primer paso para mejorarla es imaginarla.

Des-ayuno, Break-fast y los memes voladores

Las palabras muchas veces esconden otras palabras. Por ejemplo, desayunar significa lo contrario a ayunar: des-ayunar. 
Lo interesante es que como se comparte el “concepto” en otras lenguas. En inglés es romper el ayuno: break-fast. Pero utilizando palabras de origen, aparentemente, diferente. 
En este caso el “meme” de parar el ayuno nocturno a traspasado fronteras y sociedades. Interesante adivinar como sucedió…

800 idiomas en Papua Nueva Guinea

   En Papúa Nueva Guinea viven unos 7 millones de personas en una extensión un poco menor a la de España, y es el país con más idiomas del mundo: más de 800 (con una media de 7.000 habitantes por lengua, muchos tienen apenas unas decenas).
 
La mayor parte de la población es de origen “Papú”, descendientes de los primeros seres humanos que poblaron aquellas latitudes hace más de 40.000 años. El resto de población indígena son unos recién llegados como quien dice, los “Austronesios” que llegaron hace “sólo” 4.000 años.
Las razones de esta diversidad:
  • Tiempo – Hace mucho tiempo que los seres humanos llegaron por allí, probablemente mucho antes de que llegaran a Europa, por ejemplo.
  • Orografía – Montañas, acantilados, islas, selvas… Esta isla lo tiene todo, hasta tribus que no tienen contacto con el exterior.
  • La falta de un estado que haya unido la isla hasta hace poco.

La tal Maricastaña

“…los tiempos de Maricastaña.”

No sé si he utilizado mucho esta frase hecha, pero desde luego me suena. A todos nos suena, ¿no?

Pues “los tiempos de Maria Castaña” es finales del siglo XIV, concretamente 1.386, que es cuando esta señora lideró una revuelta en Lugo contra los impuestos que el obispo del lugar cobraba. Acabó apresada y obligada a donar sus bienes a la Iglesia.

El lenguaje con el que vemos

Los rusos tienen dos palabras para el color azul (siniy, azul oscuro y goluboy, azul claro). Los antiguos griegos no tenían ninguna palabra para este color. ¿Cómo afecta el lenguage a nuestra forma de pensar? Esto es lo que trata de descifrar el libro “Through the language glass”.



(Por cierto, eso de que los esquimales tienen 100 palabras para decir “nieve” parece que es una leyenda urbana).