A quién creer

En las oficinas de correos del Reino Unido se ha estado utilizando durante unos cuantos años un sistema informático que generaba errores en el cómputo del dinero gestionado. Pero el error no fue detectado hasta hace poco y cientos de empleados de estas oficinas fueron acusados, y muchos condenados, por supuestamente robar considerables sumas de dinero. Este error ha sido reconocido sólo hace poco, y muchas de las personas condenadas erróneamente van a empezar a ser compensadas.

Pero es significativo que antes de creer a las personas, el sistema judicial creyó al sistema informático y a los trajeados ejecutivos de la empresa que lo creó, Fujitsu, que negaron el error durante años, que a los empleados de las oficinas de correos.

Pensado y hecho

Un mono puede jugar al juego “pong” con la mente. La empresa Neuralink, de Elon Musk, sigue desarrollando la tecnología que permitirá controlar su cuerpo y objetos que les rodean a personas que sufren parálisis. Y viendo a este mono jugando al “Pong”, ese futuro parece que es muy, muy inmediato.

Pero, claro, una vez inventada, esta tecnología podrá ser utilizada de tantas y tantas formas… El camino para convertirse en un Avengers va despejándose.

Molinos cuánticos

Los ordenadores cuánticos están a la vuelta de la esquina, con us enorme capacidad computacional, su estados superpuestos y el minino de Schorindger maullando como un poseso entre los procesadores.

Así que los humanos vamos a hacer un upgrade a nuestra capacidad técnica, a un nivel no correspondido por nuestra capacidad intelectual. El resultado es que vamos a disponer de un martillo enorme y poderoso, pero nos van a faltar clavos a los que golpear, y lo que es más importante, una idea clara de dónde tenemos que clavarlos, para qué, o si necesitamos clavar algún clavo.

Pero como nos va a gustar mucho el martillo vamos a ver clavos por todas partes, como Quijotes viendo gigantes donde sólo hay molinos. Y menuda va a ser la ostia que nos peguemos cuando ataquemos a esos molinos…

Imitar a los humanos

Los chatbots resultan antipáticos. En algunas páginas web, cuando buscas resolver un problema con un producto o servicio, aparece de repente el texto de una supuesta persona y te pregunta si te puede ayudar. Pero no es una persona, es un “bot” (de Robot).

Como diría Julio Iglesias: “Y tú lo sabes”. Podemos seguirle el rollo al bot, tratarlo como si fuera una ser humano, pero chirría un poco. Yo por lo menos me siento un poco tonto haciéndolo, así que procuro evitarlo. El problema es tratar de imitar a una persona en lugar de decir abiertamente que es un bot. Podrían hacer como que son C3PO, o R2D2, sin subterfugios. ¿No quedaría más honesto y simpático?

No todo es AI

“Dejemos de llamar Inteligencia Artificial a todo”, dice Michale I. Jordan, un pionero en la cosa del Machine Learning.

“En el futuro cercano, los ordenadores no van a ser capaces de estar al nivel de los humanos en su habilidad de razonar de forma abstracta sobre las situaciones del mundo real. Son muy buenos en el reconocimiento de patrones pero no son capaces de entender el mundo ni de formular y perseguir objetivos a largo plazo. Es necesaria la interacción de humanos y ordenadores para dar soluciones a los problemas, la inteligencia en sistemas complejos es el resultado de la interación y de la inteligencia de las personas”.

Los humanos, por ahora, seguimos siendo necesarios.

Smart Trees

En una Universidad de Singapore unos científicos han desarrollado una tecnología que permite conectar un electrodo a una planta, de forma que reciben señales eléctricas de ella y pueden enviarle señales para que “cierre” sus hojas.

Esta es candidata a ser una de esas aplicaciones de la tecnología que hoy pasa desapercibida pero que puede revolucionar el mundo en un futuro próximo. Porque esta idea abre la puerta a convertir las plantas (y los árboles) en híbridos máquina/ser vivo que sirvan a los objetivos de los seres humanos, como detectar cambios en el Medio Ambiente o analizar el estado de las cosechas. Es algo así como un “Chromecast”, el artilugio de Google que convierte un viejo televisor en una Smart TV. Añadiendo unos electrodos al árbol del jardín de tu casa lo transformas en un “Smart Tree” que contribuirá al entendimiento del clima planetario y que posicionará sus ramas del modo más adecuado para proporcionarte la sombra justo donde la necesites.

Luna nuclear

Lo de las centrales nucleares suena peligroso, por lo de que pueden crear estropicios como los de Chernobyl. Pero los defensores de esta fuente de energía dicen que los diseños actuales de estas centrales son mucho más seguros que los anteriores, basados en tecnologías de los años 60, y que los riesgos son compensados por los beneficios de una fuente de energía potente y eficiente.

El problema del riesgo de una central nuclear es el dónde ponerla. Normalmente nadie quiere una de éstas cerca de casa, a no ser que la zona tenga problemas económicos serios y la gente, en su desesperación, diga que bueno, que vale. Pero, ¿y si la pusieramos donde no vive nadie? Y cuando digo, donde no vive nadie, digo nadie, nadie, nadie. El espacio.

No es descabellado crear una estación espacial allá arriba, lo suficientemente lejos como para que no sea un peligro, y lo suficientemete cerca como para poder aprovechar la energía. ¿Y si pusieramos centrales nucleares en la luna, por ejemplo? Vale, el cómo transportamos la energía sería un problema, con la tecnología actual, pero es cuestiónd de ponerse. De hecho ya existen ciertas tecnología que permiten enviar energía eléctrica de forma inalámbrica.

La idea no es que sea tan original, es lo que pasa con el sol, una fuente de energía autónoma que está lejos, pero que muy lejos, pero de la que depende toda la vida en la Tierra. Así que sería como crear otras fuentes de energía que nos ayudan desde la distancia.

En fin, que cosas que luego son importantes empiezan con ideas aparentemente tontas…

Bugs en tu Inmortalidad

Menudo futuro embrollado nos espera cuando la tecnología permita amalgamar una mente humana con un soporte artificial. Lo de la inmortalidad se convierte en algo real, tu mente podrá sobrevivir miles de años en la “nube”, se convertirá en omnipresente, omniconsciente y omni-loquelesalgadedondesea.

Pero claro, lo de la “nube” tiene truco. Eso de la “nube” es una forma de describir unos soportes físicos que están en algún sitio indeterminado, pero físico y real. Y ahí tendremos al mortal de turno trabajando en el mantenimiento de esos servidores, porque necesitarán mantenimiento, y “upgrades” y esas cosas. Y entre bocadillo y café al mortal de turno le tocará correr un proceso mientras mira Tik Tok, o el equivalente dentro de 100 años, y la cagará en algo o el “upgrade” tendrá un “bug” que el “patch” ha provocado.

Y tu inmortalidad, esa que tanto estabas disfrutando, se irá a tomar por culo.