Disonancias fono-semánticas

Qué poca justicia hacen algunas palabras a las realidades a las que hacen referencia, y viceversa.
Por ejemplo, Geranio: nombre horrible para una flor que, bueno, tampoco esta tan mal, ¿no?
Por el contrario, hay otras palabras sonoras, rotundas, elegantes, que han sido malgastadas en conceptos escandalosamente mundanos. Como la palabra Almorrana, que junto a su sinónimo Hemorroide, hubieran merecido referirse a una cumbre del Himalaya (“Edber Karlston ha alcanzado la cima del Hemorroides, el último ocho mil que le quedaba, sin botellas de oxigeno…”), o un archipiélago de El Pacífico (“Las Almorranas, donde se encuentra la fosa marina más grande del mundo…”), o a una receta deconstruida de El Bulli…

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s