Inseminador de Pavos

Los seres humanos hemos dirigido la evolución de los animales que hemos domesticado durante miles de años. Vacas que den leche, ovejas con más lana, gallinas ponedoras de huevos… Y esta selección artificial puede ir contra los principios más básicos de la biología.

Nada más y nada menos que 40 millones de pavos en Estados Unidos son consumidos por Acción de Gracias. Los gustos de los consumidores han llevado una variedad de pavo en los que el pecho es especialmente prominente, tanto que no facilita la reproducción natural de estos animales. Así que se recurre a la inseminación artificial, un trabajo bastante “manual” que necesita de trabajadores especializados para llevar a cabo la extracción del semen de los machos y la inseminación de las hembras.
Una historia que por absurda que parezca es real y que al principio me hizo bastante gracia… Hasta que vi este video en el que se muestra como lo hacen: