Averageness

Francis Galton, un primo de Charles Darwin, ideó en 1883 un sistema para superponer fotografías de rostros de diferentes individuos con el fin de identificar rasgos que ayudaran en los diagnósticos médicos, que incluso pudieran ser utilizados en Criminología. Aunque lo único que consiguió fue percatarse de que los rostros que surgían de esa “media” eran por lo general más bellos que los de cada uno de los individuos por separado.
Este descubrimiento quedó como una anécdota olvidada durante muchos años, hasta que la informática permitió estudiarlo con más detenimiento. Parece que este efecto se da en todas las culturas y puede ser debido a una inclinación genética por evitar los” individuos inusuales” en nuestras preferencias sexuales.