Reflexiones Acapitalistas – Beneficio Individual

El Capitalismo se basa en que un tío se quiere forrar vendiendo algo a sus congéneres y para hacerlo genera una “cadena de producción” que le permite obtener beneficio y de paso, como efecto colateral, da trabajo a unos cuantos.
Parece una contradicción, pero ¡su impulso egoísta tiene efectos positivos para la Sociedad! Sí. ¿Sí? Bueno, la verdad es que tenemos varios “peros”. 


Como que el producto o servicio que quiera comercializar sea bueno para la sociedad, porque técnicamente son capitalistas los traficantes de drogas, de armas, de trata de blancas, de órganos… Aquí yo incluiría los que especulan sin escrúpulos con bienes básicos, como la vivienda, los que venden alimentos defectuosos, medicinas fraude, etc. 


Por otra parte hay que evitar que te vendan un producto de puta madre pero que esté siendo cosido o ensamblado por niños en algún lugar del sureste asiático, o bajo condiciones de semi-escalvitud.


Vamos, que el beneficio individual es amplio de miras y necesita ser controlado. Y es que me hace gracia que los que defienden un liberalismo a ultranza dicen que las regulaciones son malas para el capitalismo porque lo convierte en menos eficiente, que el Capitalismo encuentra por sí solo un “equilibrio”. Y la verdad es que es cierto, si no tocamos nada se llega a uno. El problema es que estaría basado en perpetuar o agravar diferencias sociales y económicas, no sería un equilibrio “justo”. 


Pero vamos, que yo les doy la razón en cuanto a que es mucho más eficiente, desde el punto de vista productivo y a corto plazo, que las jornadas de trabajo sean de 15 horas al día, sin descansos los fines de semana, en un sótano sin ventilación ni salidas de emergencia… El número de balones, zapatillas o iPads que se producirían sería mucho mayor, dónde vamos a parar.