La falacia de lo individual a lo general

En estos tiempos de crisis y reformas laborales en España los argumentos de unos y otros están teñidos de falacias (algo habitual en política de todas formas).

La que me llama la atención estos días es la de extender lo que es bueno o malo para un individuo tiene que ser bueno o malo para toda la sociedad. Por ejemplo, si la reforma laboral deja más desprotegido a un trabajador individual, tiene que ser malo para el conjunto de los trabajadores.

Creo que no es cierto, porque en economía se da la aparente paradoja de que lo mejor para los trabajadores en su conjunto es crear unas condiciones que permitan la creación de empresas y la creación de puestos de trabajo aunque a nivel individual sea más fácil despedir a un trabajador en concreto.

No nos engañemos, el tiempo de un trabajo para toda la vida ya pasó, los trabajadores tienen que adaptarse a un entorno en el que se reciclan, cambian de trabajo, hay movilidad geográfica. Es necesario cambiar las reglas del juego, el juego ha cambiado.

Personalmente no veo todo esto como un problema sino como una oportunidad. Qué agobio hacer siempre lo mismo, tener el mismo trabajo toda tu vida, vivir siempre en el mismo sitio. Lo que me apetece es aprender cosas nuevas, conocer personas, diferentes empresas u organizaciones, disfrutar de nuevas ciudades, países, culturas. 

En un mundo globalizado, en el que la tecnología cambia la forma de trabajar continuamente,  en el que miles de millones de personas necesitamos contribuir a un crecimiento sostenible y sin desigualdades, lo anterior deja de tener sentido.