No sonrío porque estoy feliz, estoy feliz porque sonrío

El pensamiento positivo se ha convertido en una especie de mantra algo cargante. Pero hay que reconocer que para lo poco que estamos por aquí, para lo insignificantes que somos si nos comparamos con otras escalas, que mejor no amargarnos por tonterías y disfrutar cuanto podamos mientras nos de por seguir respirando.

(Nada, que me salíó el día místico hoy…).

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s