Un carajillo de Baileys, por favor

En 1927 la psicóloga Bluma Zeigarnik se dio cuenta de que los camareros de un restaurante de Viena solo recordaban las órdenes que todavía estaban “en marcha”, pero se olvidaban de ellas en cuanto eran pagadas. Estudios posteriores indican que nuestro cerebro se centra en las actividades que no han sido terminadas debido a una especie de necesidad de “cerrarlas”.

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s