Dos o tres, como mucho

Las personas sólo podemos aspirar a tener dos o tres ideas realmente originales durante nuestras vidas. El resto son refritos, préstamos, ilusiones de novedad que no son fruto más que de nuestra confusa memoria.