Espejismos democráticos

Durante décadas, entre el siglo XIX y el XX, los caciques manipulaban el sistema electoral para beneficio del partido de turno, ya fuera liberal o conservador, un sistema que degeneraba en una alternancia “programada” en el poder.
Desde la actualidad, aquel sistema nos parece todo un engendro que nada tenía de democrático. Pero, ¿qué pensarán dentro de otros 100 años los que nos observen desde el futuro? ¿Qué clase de democracia pensarán que teníamos? Un sistema de listas cerradas, en los que la participación de los ciudadanos se limita a votar cada cuantos años, de ciudadanos no educados para involucrarse, de profesionales de la política que miran más por sus intereses y los de su partido que por el interés general…