Sin noticias viviríamos mejor

La superabundancia de noticias es tan perjudicial para la mente como el exceso de azúcar para la salud. Esto es lo que defiende Rolf Dobelli, que se ha abstenido de leer los periódicos durante años, a pesar de publicar un artículo en The Guardian para defender su idea:
  • Las noticias llevan a engaño.
    • Los medios de comunicación tienen la tendencia de centrarse en los aspectos más dramáticos, lo que conlleva que desarrollemos un mapa mental de los riesgos equivocado: el terrorismo está sobrevalorado, el estrés infravalorado;el colapso de Lehman Brothers sobrevalorado, la irresponsabilidad fiscal infravalorada; los austronautas sobrevalorados, las enfermeras infravaloradas.
  • Son irrelevantes.
    • Leemos miles de noticias al anyo, pero apenas ninguna nos ha ayudado a tomar una decisión importante. Es difícil reconocer lo que es relevante, es más fácil reconocer lo que es nuevo.
  • No tienen poder explanatorio.
    • Las noticias son burbujas que explotan en la superficie de un mundo que está más abajo. Las historias importantes no son noticia.
  • Tóxico para el cuerpo.
    • Te incitan a estar en un permanente estado de estrés.
  • Incrementa los error cognitivos.
    • Lo que mejor hacemos las personas es interpretar toda la información de tal forma que reafirma nuestros pensamientos previos. Con tanta y tan contradictoria información, lo único que hace falta es seleccionar lo que confirma nuestras creencias.
  • Inhibe el pensamiento.
    • Las noticias están diseñadas para ser consumidas rápidamente, lo que nos convierte en pensadores superficiales. 
  • Son como una droga.
    • Nuestras redes neuronales se refuerzan en lecturas rápidas, dejamos de tener concentración para absorber piezas de información más densas.
  • Son una pérdida de tiempo.
    • Simplemente dedicamos demasiado tiempo a esta actividad que realmente no aporta nada.
  • Nos convierte en pasivos.
    • Las noticias explican cosas sobre las que no tenemos influencia, día tras día, lo que nos incita a la pasividad, a una visión pesimista, sarcástica, fatalista.
  • Matan la creatividad.
    • Lo que ya conocemos limita nuestra creatividad.
No estoy de acuerdo con algunos puntos, pero si con otros. Y en todo caso es estimulante enfrentarte a ideas cuestionan algo que no te habías cuestionado.