Estrategias de reprodución con mala baba

La Evolución, como ya apunté en entradas anteriores, es fascinante incluso cuando los resultados son escalofriantemente crueles. Los guionistas de ciencia ficción sólo necesitan tener a su disposición canales que emitan documentales de naturaleza, en los que pueden encontrarse seres como los Cordyceps, unos hongos parásitos que se inoculan en insectos y artrópodos. En el caso de la variedad que describe Attenborough en este documental de la BBC, estos hongos acaban por dominar la mente de la hormiga hasta que se sube a lo alto de una rama, clava sus mandíbulas sobre ella y se deja morir. El hongo crece, atravesándole su cabeza, generando nuevas esporas que a su vez inocularán a nuevas hormigas.

 
Por ahora se han contabilizado unas 400 especies que se especializan en diferentes insectos, pero todas ellas siguiendo más o menos el mismo patrón reproductivo.