Lavarse después de tocar a un muerto

En 1865 un médico húngaro de 47 años muere en un asilo, probablemente tras la paliza recibida por los guardias de la institución mental en la que estaba siendo tratado.
Era Ignacio Felipe Semmelweis, durante años estuvo advirtiendo a sus colegas de la necesidad de lavarse las manos antes de atender los partos. Pero la gran mayoría no le hicieron caso, lo que convertía dar a luz en un Hospital en algo mucho más arriesgado que parir en la calle. Él lo descubrió porque en el que trabajaba, el paritorio al que acudían los médicos tras la diseccionar cadávares el ratio de muertes podía superar el 90%.
Harán falta unas décadas más hasta que se descubra el papel de los micro-organismos en las enfermedades infecciosas, y hasta que se convierta en práctica habitual eso de lavarse las manos antes de operar.
Al doctor Semmelweis no le fue demasiado bien en su cruzada, acabó totalmente desquiciado, pero con su esfuerzo logró salvar probablemente la vida de millones de personas.

An engraved portrait of Semmelweis: a mustachioed, balding man in formal attire, pictured from the chest up.

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s