Infancias demasiado felices

Quieres que tus hijos sean felices. Normal. Que rían, que disfruten, los colmas de besos y abrazos. Pero un exceso de felicidad, ¿puede ser contraproducente? La falta de adversidades contra las que enfrentarse podría debilitarles ante una vida de adultos llena de trampas, rechazos, dificultades. 

Leyendo estos días las vidas de ciertos personajes célebres, me di cuenta que casi todos ellos sufrieron de infancias complicadas, lo que seguramente les forjó el carácter, lo que debió ser un ingrediente fundamental en la superación de adversidades futuras.

No se trata de querer que tus hijos sean recordados en la posteridad, sino de que tengan una vida plena y satisfactoria. La superación de obstáculos forma parte de la vida, y la satisfacción por derribarlos es especialmente gratificante. Tiene que formar parte del aprendizaje vital de nuestros hijos.

Ahora bien, la teoría tiene sentido, pero llevarlo a la práctica no es tan sencillo.