Disney, propaganda anti Nazi

  Cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial todos tuvieron que arrimar el hombro. Incluyendo a la compañía Disney, que durante los años 30 había revolucionado el mundo del cine con sus películas de dibujos, hasta su irrupción considerado un arte menor.

  Las autoridades vieron el potencial que suponía la utilización de un lenguaje sencillo, que llegaba a muchos, en una época en la que todavía había un bajo nivel de alfabetización. El resultado son una serie de cortos que pueden resultar inquietantes: