Tal como éramos


   Las exigencias del ser humano primitivo eran distintas a las nuestras.

   En lugar de agobiarse por la falta de cobertura en el móvil se angustiaban por el tigre que merodeaba los alrededores y que le había marcado como objetivo para el almuerzo; no acudían refunfuñando al trabajo, maldiciendo su mala suerte por el jefe que les había tocado, sino que mostraban su estupefacción ante la aparente arbitrariedad de los Dioses a la hora de terminar con la vida de los niños de la tribu; no necesitaban de una aparatosa infraestructura tecnológica para ser entretenidos, sino que se juntaban alrededor de una hoguera para contarse historias.
   Y lo curioso es que es posible que las emociones que sentían ellos y las que sentimos nosotros sean las mismas, con intensidades parecidas, a pesar de que el estímulo externo que las provoca tenga consecuencias diferentes (“Batería del móvil está a punto de acabarse” vs “Serpiente Pitón a punto de engullirme”, por ejemplo).   


 

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s