Tirar heces por la ventana

Creer en que la acción del hombre está provocando un cambio climático implica que tienes tendencias izquierdosas. Si eres una persona de derechas, como Dios manda, estás en contra de este planteamiento. ¿Por qué?
Este problema no debería situarse en el eje izquierda-derecha, pero lo está. En parte porque la izquierda, huérfana de claros referentes ideológicos, la ha hecho suya. En parte porque la tendencia natural de los “conservadores” es eso, “conservar”, estar en contra de todo lo que suponga cambiar el status quo.
Reconozco que no he leído de primera mano lo suficiente, mi conocimiento se basa en titulares de periódicos y algún que otro artículo que habré leído en más profundidad. Los “negacionistas” tienen razón en afirmar que los cambios climáticos se han sucedido en la historia de la humanidad, y antes nunca han estado provocados por el hombre. Y puede que no existan pruebas inculpatorias definitivas acerca de que este evidente cambio climático que estamos sufriendo esté siendo provocado por nosotros, los seres humanos. Pero los indicios son tan claros que no podemos esperar a ser lo suficientemente inteligentes como para demostrarlo categóricamente. Nos estamos jugando demasiado, hay que cambiar en el entramado de nuestra economía, diseñar una que sea más respetuosa con la naturaleza.
Requiere un gran esfuerzo, sí, pero es necesario. Y será visto como algo normal en el futuro. Desde la perspectiva de hoy nos parece una barbaridad que en las ciudades de la antigüedad la gente tirara por la ventana las evacuaciones que acaban de producir. La falta de infraestructuras en los edificios invitaba a ello. No fue ni fácil ni barato introducir los desagües en los edificios y las calles, pero todos estamos de acuerdo hoy que valió la pena. Lo que estamos haciendo hoy con el medio ambiente es el equivalente a tirar nuestras heces por la ventana. Como mínimo, está feo. Arreglémoslo, dejemos las tonterías políticas para otras cosas menos importantes.