Vivir 200 años

Puede pasar. Los científicos están investigando. Una pildorita por aquí, unos mejunjets por allá… y, ala, todos vivimos 200 años (o los que se lo puedan permitir).
Suena bien, pero generaría nuevos e importantes problemas. ¿A que edad de te jubilarías? ¿A los 160? ¿Cómo te plantearías las relaciones de pareja? Llegar al 150 aniversario tendría su mérito. ¿Como organizarías las cenas de Navidad? Entre hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y tatara-tataranietos la logística se complica. ¿Los precios de las casas? Por las nubes, ya que los tatarabuelos no iban a dejarlas así como así. ¿Superpoblación? Gente a cascoporro.
Pero bueno, de todo se sale. Que vengan las pastillas y ya vemos como solucionamos todo el embrollo que se forme.