Las partes y el todo

Tu estómago pasa la mayor parte del tiempo inadvertido para todos nosotros. Procesa la comida que le mandamos y nosotros vamos a lo nuestro.

En principio es un órgano que está ahí, con una función, y luego estamos nosotros. El “nosotros” lo relacionamos con nuestro cerebro, normalmente.

Pero hay veces que tiene más protagonismo, porque nos hemos hinchado a comida picante, o porque tiene dificultades para procesar el cocido que le hemos metido. La pesadez aparece, los ardores, y nuestro estado de ánimo se ve afectado. Así que, está teniendo un efecto en el “nosotros”, ya no se trata sólo del señorito del cerebro.

La realidad es que esa conexión cerebro-estómago está siempre ahí, aunque no la notemos, aunque sólo la notemos cuando nos dan los ardores, porque el como funciona el estomago tiene una conexión permanente con el cerebro, a través de todo lo que comemos y lo que no comemos todos los días.

Así que “nosotros” somos la combinación del cerebro, el estómago, los dedos de los pies, las articulaciones, los pulmones, las orejas y los juanetes. Todos en uno, uno para todos.