Sentenciado por un robot

Una de las posibles aplicaciones de la Inteligencia Artificial es la de usarla en el sistema judicial.

¿Llegará el momento en el que un algoritmo decidirá si eres culpable o no?

Hoy parece algo lejano, pero podría empezar a utilizarse en agilizar la gestión de disputas administrativas, en las que el papeleo se acumula y el sistema judicial no da a basto. Si los sistemas de AI tienen éxito con este tipo de tareas, pronto se utilizarían también para analizar casos más serios, como robos o asesinatos, primero como “asesores”, luego como verdaderos jueces que dictan sentencias.