Malas hierbas en mi calle

Paseando por el pueblo en el que vivo, en el condado de Wiltshire en Inglaterra, me he fijado en la cantidad de “malas hierbas” que están creciendo en los bordes de la calzada, en las aceras… Supongo que el ayuntamiento, a causa del virus, está falto de personal y no les llega a mantener las calles como antes.

Esto me ha recordado a Tikal, la antigua ciudad Maya que permaneció oculta bajo la vegetación por casi mil años. Una ciudad floreciente durante el primer milenio de nuestra era, que alrededor del año 900 fue abandonada debido a sequías, guerras y enfermedades, y que cayó en el olvido hasta el siglo XIX. Todavía hoy se cree que muchos de los montículos de la selva en la que se encuentra son grandes edificios que están esperando a ser excavados.

Bueno, a lo mejor se me ha ido de madre esta relación entre las malas hierbas de mi calle y las ruinas mayas, pero, la verdad, es sólo cuestión de la escala de tiempo. No creo que el pueblo en el que vivo quede enterrado bajo la maleza en un futuro cercano, pero el coronavirus es un toque de atención acerca de lo frágil que es nuestra sociedad.

Así que no nos despitemos.