Genialidad, irregularidad

Orson Welles confiaba en la magia de la improvisación. Creas una escena, pones unos actores, pero das libertad para que los actores, imbuidos en los personajes, lleven la acción hacia donde quieran.

Esto le funcionó, pero no le funcionó demasiado. Sus dos o tres obras maestras fueron estructuradas por otros guionistas, el resto de su obra es irregular, está lleno de improvisaciones, no llega a despuntar.

Quizás sea el precio a pagar por llegar a algo sublime, quizás el trabajo planificado puede dar buenos resultados pero no trabajos geniales. 

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s