Código progresista

Hoy en día la cosa de matar a gente no suele estar bien vista, pero no siempre fue así. No hace tanto la gente se desafiaba en duelos por gilipolleces como el honor o se cogía la escopeta para aclarar malentendidos sobre donde poner un mojón, o porque te habían robado el caballo. Y no hace falta irse a un pasado más o menos reciente para encontrar en algunas culturas, hoy en día, asesinatos de mujeres que son aceptados por la sociedad en la que viven.

Pero la excepción es la mentalidad actual, la violencia ha sido lo normal ha sido durante miles de años. Cuando hace casi cuatro mil años Hammurabi estableció su código, ese del “ojo por ojo”, fue todo un avance progresista para sus coordenadas espacio-temporales. Y eso que decía cosas como “si un hijo niega a su padre se le cortará la lengua” o “si alguien es pillado robando será ejecutado”. Hammurabi quería poner orden en su imperio, que con tanto nuevo territorio y tantas costumbres diferentes, en unos sitios cortaban la lengua, en otros el pie, en otros no hacía nada… un lío, vamos.

Una suerte vivir en los tiempos actuales.