Le llegó el tiempo al Tiempo

En 1881 el diplomático y escritor español Enrique Gaspar escribió “El Anacronópete”, la primera historia en la que unas personas viajan en una máquina del tiempo al pasado. Esta historia precede a las de H.G. Wells, “The Chronic Argonauts”, de 1888, y “The Time Machine”, de 1895. En 1889 Mark Twain escribió “A Connecticut Yankee in King Arthur’s Court”, el mismo año que Lewis Carrol escribió “Sylvie and Bruno”, donde unos niños utilizan un reloj para viajar en el tiempo, y también en 1881 una pequeña historia publicada en un periódico por Edward Page Mitchell, “The Clock that Went Backwards”, también los protagonistas viajan al pasado con la ayuda de un reloj.

Es improbable que todas estas historias se influyeran las unas a las otras. ?Es posible que una pequeña historia escondida en un periódico en 1881 influyera a Mark Twain? Puede ser, pero el escritor español escribió su historia el mismo año mientras trabajaba como diplomático en China, en la China de 1880… En la década de 1880 la información no viajaba como hoy en día, lo más probable es que el contexto de avance de la ciencia influyó para que la imaginación de diferentes escritores crearan historias de viajes en el tiempo, independientes las unas de las otras.

Un ejemplo de “Descubrimiento Simultáneo”, como lo fueron el desarrollo del cálculo matemático (Newton y Leibniz) o la agricultura (en Oriente Medio, en China y en América.

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s