Tonos apocalípticos

El documental “The Social Dilema” se centra en todas las perversiones que provocan las redes sociales. Como afecta de forma negativa la vida de nuestros hijos, como las empresas tecnológicas explotan nuestros datos para vendernos más cosas, como nos tratan como productos…

Sólo al final dicen “bueno, no todo es malo”, que la tecnología tiene también cosas buenas, tenemos que aprender a utilizarla. Pero se han pasado todo el documental alarmando sobre todo lo negativo, reforzándolo con música amenazante, anunciando prácticamente el fin del mundo.

Estoy de acuerdo con muchas de las advertencias que se indican en el documental, lo que no me gusta es el tono alarmista. No es la primera vez que la tecnología viene a transformar el mundo, no es la primera vez que pasamos por una primera fase de “abuso” en la que hay que aprender y desarrollar regulaciones. Está bien mostrar las perversiones que provocan las nuevas tecnologías, pero no me gusta el tono sensacionalista y apocalíptico. Internet a traído consigo también cosas increíbles, relacionadas con la capacidad de comunicarse de una forma que nunca antes había sido posible.

Estamos en una fase de desarrollo de Internet parecida a la que supuso la aparición de la imprenta, cuando también una explosión en la comunicación trajo consigo un auge de los radicalismos, de las guerras religiosas… Pero no tiene sentido que alguien dijera en el siglo XVI que había que acabar con la Imprenta. Porque sin la imprenta no se hubiera desarrollado la Ciencia, la Ilustración, los sistemas democráticos… Seguiríamos en la Edad Media.

Así que sí, regulemos, aprendamos de los errores, seamos conscientes de los peligros, y aprovechemos las oportunidades que Internet nos ofrece.