Esencias

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

El libro «La Inmortalidad», de Milan Kundera, empieza con la escena de una mujer mayor en una piscina, que al acabar una clase de natación, se gira hacia su joven instructor y le saluda desde la distancia con un gesto que es más propio de una persona joven y coqueta, el gesto de la mujer que fue, como si el paso del tiempo no importara. Por un momento, esa mujer es joven otra vez.

El paso del tiempo es despiadado y cruel, es muy cabrón, pero tenemos que rebelarnos y tratar de mantener la esencia de lo que somos.