Experiencias extracorporales

Pues resulta que lo de tener un yuyu y verse desde “fuera” es cosa de patosos. Según un estudio los que proclamaban este tipo de experiencias extracorporales no eran capaces de imitar la postura de un maniquí.