Son sólo líneas

Hablando de Pareidolia en el post de ayer, me he dado cuenta que este fenómeno psicológico no sólo tiene consecuencias chistosas en lo referente a lo “misterioso” y lo “religioso” (en eBay se llegó a vender un sandwich de queso con la cara de la Virgen María en él), sino que afecta a la Ciencia misma.
Me refiero los análisis matemáticos que tratan de predecir tendencias en la evolución de cualquier tipo de variable.



Líneas que se mueven, que parecen decirnos algo con sus subidas y bajadas, creemos ver patrones en ellas, creencias reforzadas por espejismos revestidos de complejos cálculos estadísticos. Pero no hay que olvidar que estas representaciones de la realidad, que los seres humanos utilizamos desde hace apenas un par de siglos, no son más que burdos intentos de simplificar realidades tremendamente complejas.


¿Estamos viendo la cara de Jesucristo en unas líneas?