Mantenerse en sus XIII

Benedicto XIII, el Papa Luna que se refugió en Peñíscola, no aceptó el acuerdo del Concilio de Constanza de deponer a los dos papas rivales, el de Roma, Gregorio XII, y el mismo, para nombrar a un tercero, Martín V, en 1417. El Papa Luna se negó a aceptar su destitución, manteniéndose en sus XIII.