Venus y el Sol

Alain de Bottom, en su defensa de un nuevo ateísmo, dice que tenemos que mirar más a la luna para sentir algo parecido a la trascendencia que sienten las personas religiosas. El sentirnos insignificantes nos pone en nuestro sitio. 
No semos naidie.