6 grados de separación carnal

A la teoría de los 6 grados de separación, el escritor Juan Marsé le encontró una variante un tanto libidinosa:

“Invitado por Jorge Semprún para que conociera a Yves Montand en algún cóctel, Marsé, -reticente por lo general a encuentros con “gente importante”-, aceptó con el personalísimo argumento de que ese apretón de manos con el actor francés sería la vez que más cerca estaría de tocar las “partes pubendas” de Marilyn Monroe.”