Opiniones peligrosas

Si le tienes que dar tu opinión a un dictador, deja tu honestidad a un lado y hazle la pelota. Esta es la lección que debemos aprender de la anécdota del padre de Sergio Leone:


“Hijo del director de cine Vincenzo Leone, que a veces filmaba con el seudónimo de Roberto Roberti. Su padre fue director de cine hasta que en 1943 Mussolini le solicitó una opinión sobre un guion que había escrito y desgraciadamente Vincenzo fue sincero, a partir de ese momento nunca volvería a dirigir”.