Todo al rojo

Si uno quiere jugar a la ruleta, que juegue. Mientras no moleste a los demás…
El problema es que el sistema financiero es una gran ruleta en la que todos nos vemos involucrados, lo queramos o no. Un sistema que premia más la especulación y la ludopatía que la creación de riqueza real.