Imponer vs Contribuir

Pagar impuestos no mola. Pero, bueno, en realidad sí mola.

La propia palabra “impuesto” no ayuda a percibirlos de una forma positiva. “Imponer” implica obligación, coherción, falta de libertad y, si me apuras, sugiere incluso algo de violencia.

Pero con los impuestos se hacen cosas chulas: carreteras, hospitales, escuelas, cultura… Pagar impuestos implica contribuir al bien común y eso es algo bonito, ¿no?

Vale, que hay otras cosas que no molan: corrupción, despilfarro, demasiados políticos y funcionarios, armas… Pero todo esto se puede arreglar, es cuestión de ponerse y ser más exigente, tener más controles, más eficiencias, y, por qué no, cambiar la percepción de los impuestos, empezando por el nombre.

¿Y si los llamaramos de otra forma? ¿Algo que implique ideas más positivas? Algo relacionado con contribuir, ayudar, cooperar…

Las palabras son importantes.