Mi abuelo el Carlomagno

Tú y yo somos descendientes de Carlomagno. Ahí lo dejo.
Bueno, va, lo explico un poco. ¿Cuántos padres tienes? Dos. ¿Abuelos? Cuatro. ¿Bisabuelos? Ocho. Y así sucesivamente. Si vamos atrás 40 generaciones, lo que viene a ser mil años, ¿cuántos tátara, tátara, tátara, etc, abuelos tienes? 1,000,000,000,000. 1 billón. Lo que tienen las cosas exponenciales, que se aceleran y se vuelven muy locas. Y salen demasiados abuelos para los 300 millones de personas que poblaban la tierra por entonces. El truco está claro: las líneas se cruzan. Hay cierto nivel de endogamia, uno se acaba casando con un primo segundo sin darse cuenta, y más en el pasado, cuando la gente vivía en pueblos y apenas tenían movilidad geográfica. Pero aun teniendo en cuenta este efecto, los matemáticos y biólogos nos sugieren que todos los europeos venimos del mismo grupo de personas hace poco más de 1000 años. Lo que implica que descendemos de la realeza de aquella época, y de los asesinos, y de los de una región, y los de otra. De lo bueno y de lo malo.
Ayuda a ver la cosa de las fronteras de otra manera.