Emociones disfrazadas de ideas

Las ideas pueden ser benignas, neutrales, malignas o simplemente aburridas, disfrazarse de pensamiento racional, de nacionalismos y patrias, de religiones, de conspiraciones, de chistes, de chismorreos, de resentimientos, de tertulias de café, copa y puro.
Se transmiten por el aire, por los oídos, por la vista, te impregnan, te abrazan con sus tentáculos, se enredan entre tus neuronas, contagian otros cerebros en función de su contexto histórico, social, económico y, sobretodo, emocional. 
Lo que transmiten en realidad no son ideas, esto es sólo una tapadera, sino emociones y sentimientos. Una idea yerma de emoción tendrá poco éxito reproductivo, para extenderse necesita impregnarse de ese algo que llega al corazón del receptor, que le ayuda a identificarse, que le despierte ternura, miedo, satisfacción u odio.
Si lo consigue, estás contagiado.

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s