Desafiar el dogma para evolucionar

Einstein revolucionó el entendimiento de la Física al considerar una de las dimensiones más habituales y al mismo tiempo más desconocidas, el tiempo, como algo que no es fijo, que no es constante, que puede variar en función de las circunstancias del observador, esto es, su velocidad.

Lo cotidiano está delante de nuestras narices y es difícil de ver, es prácticamente invisible, pero al mismo tiempo es clave para entender la realidad. Esta revolución en el mundo de la Física no tiene equivalente en el mundo de la Sociología o de la Economía. ¿Cuál es la dimensión, cotidiana, habitual hasta lo aburrido, que hay que desafiar para revolucionar nuestro entendimiento de la sociedad?

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s