Tuttifruti

Ver un documental sobre los “bárbaros” producido por alemanes ofrece un punto de vista diferente. Los godos que pulularon por diferentes partes de Europa en busca de una tierra donde asentarse, empujados por la pobreza de los lugares de los que procedían, atraídos por las promesas de la vida romana (parecido a lo que ha representado ir a Estados Unidos o Europa hoy en día), huyendo de los acosos de otros invasores, como los hunos.

Tras varias generaciones, y la diversificación de los grupos migratorios, una de las ramas, los visigodos (godos del oeste) se asientan primero en el sur de Francia, luego se extiende a la Península Ibérica. Allí logran hacerse con el control de buena parte del territorio por un par de siglos hasta que la invasión musulmana acaba con su dominio.

Esos visigodos son uno más de las gentes que conquistaron o colonizaron la península ibérica, como antes lo hicieron los fenicios, los griegos, los cartagineses, los romanos, los bizantinos, los suevos, los vándalos, los árabes…

Durante muchos siglos las fronteras de los reinos en la península cambiaron cada pocos años, hasta que con la conquista del Reino de Granada las fronteras quedaron prácticamente inalteradas, con notables excepciones, como los 80 años en los que todos los reinos de la península estuvieron bajo el mismo monarca, la conquista de Gibraltar y Menorca por los ingleses o la Guerra de las Naranjas de 1801, en el que le ganamos la comarca de Olivenza a los portugueses.

No se puede vincular la relativa estabilidad de los últimos 5 siglos con una especie de predestinación de la nación española en la que los visigodos representan un papel central en su gestación. Hacer esto es seleccionar la parte de la historia que más me conviene y me gusta para justificar mis argumentos. Los visigodos no estuvieron demasiado tiempo aquí y no fueron los primeros en tratar de unificar un territorio que debido a sus condiciones geográficas “invita a la unificación”. Lo intentaron y lo consiguieron, en mayor o menor medida, otros conquistadores, como los romanos o los árabes.

Los visigodos tuvieron su papel y los españoles somos un poco visigodos, como también somos tantas otras cosas. Y eso está bien.