Puertas en el campo

Los trabajadores que tienen más opciones para trabajar desde casa suelen tener sueldos más altos. La gente que trabaja en supermercados, gasolineras, hospitales, almacenes… ganan menos y se arriesgan más.

Y encima Covid-19 contribuye a que los que trabajan desde casa ahorren más. Transporte, comida, ropa, un pequeño ahorro todos los meses que no viene nada mal, una nueva fuente de desequilibrio entre los que tenían más y los que tenían menos.

Tanto es así que los economistas del Deutsche Bank proponen crear un nuevo impuesto para los que trabajan desde casa, dinero que podría ser desviado hacia los que no pueden trabajar desde casa.

Tiene sentido. Pero también no lo tiene. La economía y la sociedad cambia, los ritmos se aceleran, hay ganadores y perdedores. ¿Suavizamos la transición o la aceleramos?

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s