Estereotipos

Hace poco me hizo mucha gracia una escena de la serie “Big Bang Theory”, en la que el personaje indio, Raj Koothrappali, le dice al personaje judío, Howard Wolowitz, que llame algún primo suyo abogado, a lo cual, ofendido, responde que porque sea judío no tiene por qué tener un primo judío, es como si le dijera a él que tiene que tener un primo trabajando en un call centre en India. Raj, tras unos segundos de pausa, responde que sí, que tiene un primo que trabaja en un call centre, a lo que Howard responde, resignado, que sí, que él tiene un primo abogado.

Estereotipos. Es una de las esencias de la comedia, esta serie es uno de los ejemplos paradigmáticos: bromas sobre la rubia tonta, Penny, sobre la madre tejana,religiosa, ultraconservadora, de Sheldon, sobre los que atienden a la tienda de comics, donde todos son hombres que no son capaces de hablar con una chica, los científicos que juegan a Dragones y Mazmorras y no saben nada de deporte…

Los estereotipos son generalizaciones exageradas e injustas, son peligrosas, hay terrenos difusos y resbaladizos por los que es muy fácil caer, pero muchas veces están basadas en algo real, reconocible, por eso muchas veces hacen gracia.

Hay una zona que traspasa el límite entre lo simplemente gracioso y lo insultante, es subjetiva, no sé muy bien como diferenciarla racionalmente, supongo que es una línea más emocional que racional.