Volar, lo que se dice volar, no vuela

Ayer empecé a ver Blade Runner, el clásico de ciencia ficción, estrenada en 1982, ambientada en Los Angeles en 2019.

Desde nuestro 2021, ver esos coches voladores te hace sonreír. La ciudad está dominada por gigantescos edificios piramidales, llueve todo el rato, el chino es una lengua normal en la ciudad, Coca-cola se publicita en los carteles luminosos y el protagonista tiene que eliminar unos androides indistinguibles de los seres humanos que se han vuelto revoltosos. Por lo menos acertaron con lo de la Coca-Cola, todavía la bebemos.

No hay rastro de Internet o de los móviles, no se anticipó Tik Tok o los influencers, con el tema coches, apenas tenemos un puñado de eléctricos, de lo de volar, nada. Anticipar el futuro es complicado.

Publicado por

Sergio Rozalén

En los ratos libres intento escribir lo que se me pasa por la cabeza. Pido disculpas de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s