El riesgo de tener una pareja de la farándula

Tener de mujer a Merly Streep tiene que ser algo complicado. Si te estuviera engañando con el vecino no podrías saberlo nunca, ya que sus dotes de gran actriz le permitirían negar de forma convincente cualquier evidencia. “Cariño, esos calzoncillos son tuyos”, “Pero me vienen grandes, no son de mi talla…”, “Es que te compré unos nuevos muy sexis para que te los probaras”, “Pero si están usados…”, “No están usados, es que es una nueva moda que ha salido ahora, que los venden con el rastro y todo…”. Y te contestaría siempre de forma tan, tan persuasiva que tu acabarías diciendo “Ya, claro”, y te pondrías a hacer otra cosa.

Es que, como me dijo mi hijo anoche, “los actores son en realidad mentirosos profesionales, ¿no?”. Bueno… un poco sí.